Misión, Normas y Valores

Misión, Normas y Valores

 

Queremos que el turismo sea un valor añadido para nuestros barrios y, a la vez, que nuestros barrios sean un valor añadido para todo aquel que decide visitar Granada.

Lo que nos mueve y nos ha movido desde el principio es el amor por esta ciudad, su historia, sus gentes, su cultura y sus paisajes. Por esto decidimos vivir aquí o quedarnos aquí a vivir. Creemos en el concepto de territorio, como algo complejo y dinámico, que necesita respeto, dedicación y una dosis importante de cariño para vivirlo, cuidarlo, descubrirlo y no malgastarlo.

Creemos que el patrimonio histórico y cultural es igual de importante que el patrimonio social: no sólo deseamos dar a conocer los muros y los monumentos de nuestra ciudad, sino también la riqueza que supone la gente que entre ellos vive.

En los últimos años, cada vez más voces hablan de un turismo que destruye, saquea o desvirtúa territorios, culturas y paisajes. Otras hablan de ello como del becerro de oro, la solución a todos los males económicos de una ciudad. Nosotros creemos que el turismo no es ni malo ni bueno de por sí, sino que depende de cómo se hace, de los valores y de las normas que cada uno tiene al acercarse a ello. Si es evidente que el turismo puede matar lo que desea dar a conocer (los monumentos visitados sin cuidado, los entornos sociales  transformados en mero producto de consumo visual), por otro lado estamos convencidos de que puede realizarse de forma integrada con el territorio, para fomentarlo en lugar de consumirlo y acabar con él.

Por ello hemos decidido redactar, adoptar y promover a nivel local un código de buenas prácticas que contribuya al respeto de los vecinos de los barrios que visitamos, a la conservación del patrimonio histórico, cultural y social de esta ciudad, al respeto del medioambiente y al consumo responsable y local.

De forma coherente con nuestros valores, hemos trabajado para crear un equipo de guías que comparten nuestra visión, que están vinculados con los territorios que presentan y los cuidan porque no representan solo su presente sino también su pasado y su futuro.

Por este motivo hemos apostado por ofrecer un trabajo digno y de calidad, priorizando estas ideas sobre la de mera ganancia empresarial.

Considerando el respeto al medioambiente una prioridad y una urgencia, hemos centrado nuestras actividades en el medio de transporte más sostenible jamás inventado: nuestras piernas. Solo utilizamos otros medios para desplazamientos imprescindibles y siempre con la idea de minimizar su uso.

Si por un lado nos alegramos de que la gente decida descubrir con nuestros guías los barrios que tanto queremos, por otro siempre recomendamos a nuestros clientes perderse un poco para seguir descubriendo por su cuenta lo que les presentamos con nuestras rutas…y consumir localmente, apoyando así los muchos pequeños comercios que contribuyen a que el barrio siga vivo y no se transforme en un mero parque de atracción turística.

Finalmente, nos comprometemos a devolver algo material a nuestros barrios: parte de las ganancias de nuestra empresa se destinan a proyectos de desarrollo local para que cada paso que un turista da con nosotros sea algo que “deje huella” en estas calles, más allá del tiempo de su visita.